viernes, 4 de julio de 2014

El deleite con las cosas pequeñas.



Deseo deleitarme con las más pequeñas de las cosas pequeñas, un trozo de muzgo de dos centímetros de diametro sobre un pedacito de roca, y quiero intentar aquí lo que he estado deseando durante tanto tiempo, es decir, copiar estos minúsculos elementos de la nada con tanta precisión como sea posible, solo para comprender cuán grandes son.  Ya he comenzado, pero es terriblemente difícil.  Con la naríz directamente puesta encima, se ve toda su belleza y toda su simplicidad, pero cuando se comienza a dibujar, solo entonces se comprense lo terriblemente compleja e informe que es la belleza de la realidad.

Carta de M. C. Escher (1898-1972)  a Jan Var DEr Does de Willebois, Ravello, primavera 1923.






No hay comentarios: