martes, 9 de octubre de 2012

Krishnamurti dice...


Estar solo.

Estar solo, lo cual no es una filosofía de la sociedad, implica hayarse en un estado de revolución interna contra toda la estructura social; no sólo la de la sociedad, sino la de la sociedad comunista, la fascista, toda forma de sociedad como brutalidad y poder organizados. Y eso significa una percepción extraordinaria de los efectos del poder. Señor, Ha reparado en aquellos soldados ensayando? Ya no son más seres humanos, son máquinas, son nuestros hijos de pié allá abajo al sol. Esto está ocurriendo aquí en Estados Unidos, en Rusia, en todas partes, no sólo en el nivel gubernamental, sino también en el monástico, el que pertenece a los monasterios, a las órdenes, a los grupos que emplean un poder asombroso. Sólo la mente que no pertenece a nada puede estar creativamente sola. Y esa soledad no es algo que pueda cultivarse. Ve usted eso? Cuando lo ve en su totalidad, está fuera de ello, y ningún gobernador o presidente lo invitará a cenar. A causa de esa soledad creativa hay humildad. Esta sociedad conoce el amor, el poder no lo conoce. El hombre ambicioso, ya sea el hombre religioso o común, jamás sabrá qué es el amor. En consecuencia, si uno ve todo esto, posee la cualidad del vivir total y, por ende, la de la acción total. Esto llega por obra del conocimiento propio.

El Libro de La Vida

12 de marzo.

Jiddu Krishnamurti.

No hay comentarios: