sábado, 4 de diciembre de 2010

Estoy en el café.

Foto: Café esquizofrénico.



Y mientras alguien como siempre explica alguna cosa, yo no sé por qué estoy en el café, en todos los cafés, en el Elephant & Castle, en el Dupont Barbès, en el Sacher, en el Pedrocchi, en el Gijón, en el Greco, en el Café de la Paix, en el Café Mozart, en el Florian, en el Capoulade, en les Deux Magots, en el bar que saca las sillas a la plaza del Colleone, en el café Dante a cincuenta metros de la tumba de los Escalígeros y la cara como quemada por las lágrimas de Santa María Egipcíaca en un sarcófago rosa, en el café frente a la Giudecca, con ancianas marquesas empobrecídas que beben un té minucioso y alargado con falsos embajadores polvorientos, en el Jandilla, en el Floccos, en el Cluny, en el Richmond de Suipacha, en El Olmo, en la Closerie des Lilas, en el Stéphane (que está en la rue Mallarmé), en el Tokio (que está en Chivilcoy), en el café Au Chien qui Fume, en el Opern Café, en el Dôme, en el Café du Vieux Port, en los cafés de cualquier lado donde


We make our meek adjustments,
Contented with such random consolations
As the wind deposits
In slithered and too ample pockets.


Hart Crane dixit. Pero son más que eso, son el territorio neutral para los apátridas del alma, el centro inmóvil de la rueda desde donde uno puede alcanzarse a sí mismo en plena carrera, verse entrar y salir como un maníaco, envuelto en mujeres o pagarés o tesis epistemológicas, y mientras revuelve el café en la tacita que va de boca e boca por el filo de los días, puede desapegadamente intentar la revisión y e balance, igualmente alejado del yo que entró hace una hora en el café y del yo que saldrá dentro de otra hora. Autorestigo y autojuez, autobiógrafo irónico entre dos cigarrillos.


Fragmento cap. 132, Rayuela (Julio Cotázar)

2 comentarios:

De cenizas dijo...

Yo...leía... y me decía... esto me suena... :)


besos

De cenizas dijo...

Apátridas del alma... somos muchos...

besos