lunes, 31 de agosto de 2009

Hay que leerlo!


Gracias a la recomendación de un miembro de club de lectura me acabo de leer un libro como hace poco no leía. De esos tristes, alegres, jocosos, entrañables, humildes, sencillos, sencillamente encantador!

En un principio, nos advirtió, como que te quedas medio perdido sin entender pero que luego te enganchas y te encanta, que era muy entretenido y chistoso. Se quedó corto. Es que como se trata de una seria de cartas en un principio no sabes quien es quien.

Sipnosis:

Enero de 1946: Londres emerge de las sombras de la segunda guerra mundial. La escritora Juliet Ashton encuentra la carta de un desconocido, un nativo de la isla de Guernsey, a cuyas manos ha llegado un libro de Charles Lamb que perteneció a Juliet. A medida que Juliet y el desconocido intercambian cartas, ella se queda atrapada en el mundo de este hombre y sus amigos, que resulta ser un mundo maravillosamente excéntrico.
Esta novela ostenta una galería de personajes profundamente peculiares, todos amantes de la literatura, que intentan sobrellevar la ocupación nazi organizando reuniones de lectura sobre novelas clásicas, alrededor de un pastel de patata.






Los personajes son tan variados y jocosos y a la vez tristes ya que narran su vida durante la ocupación de los alemanes en Inglaterra. No se si cometo una imprudencia, para los que he animado a leerlo, en transcribir una de las cartas, pero no me lo pude resistir...es más...otra orejita, al final sale a relucir Oscar Wilde...OSEA! que el final no pudo ser mejor, si quieres reir, sollozar, entenecerte y pensar, sobre todo en la amistad como yo debes leerlo.




De Juliet a Sophie
24 de mayo de 1946
Queridísma Sophie:
Sí, estoy aquí. Mark hizo todo lo que pudo para detenerme, pero resistí tozudamente, hasta el final. Siempre he considerado que la obstinación era una de mis características menos encantadoras, pero la semana pasada me fue útil.
Fue salir del puerto en barco y verle allí de pie en el muelle, alto y con el ceño fruncido, queriendo casarse conmigo de todos modos, cuando empecé a pensar que quizá tenía razón. Tal vez era una completa idiota. Sé de tres mujeres que están locas por él, me lo quitarían de las manos en un periquete y me pasaría los últimos años de mi vida en un estudio mugriento, mientras los dientes se me caen uno a uno. Ah, ahora lo veo todo: nadie comprará mis libros, y asediaré a Sidney con viejos manuscritos ilegibles, que fingirá publicar por lástima. Chocheando y refunfuñando, vagaré por las calles llegando mis patéticos nabos en una bolsa de red, con papeles de periódicos dentro de los zapatos. Tú me enviarás afectuosas felicitaciones de Navidad (¿verdad?) y haré alarde con desconocidos de que una vez casi me caso con Markham Reynolds, el magnate del mundo editorial. Harán un gesto con la cabeza como queriendo decir ´´la pobrecita está como una cabra, claro, pero es inofensiva´´.
Dios. Esto roza la locura.
Guerney es precioso y mis nuevos amigos me han recibido con tanta generosidad, tan calurosamente, que no he dudado en que he hecho bien en venir, bien, hasta hace sólo un momento, cuando he empezado a pensar en mis dientes. Voy a dejar de pensar. Voy a salir al prado de flores silvestres que tengo justo en frente, y voy a correr tan rápido como pueda hasta el acantilado. Luego voy a tumbarme, mirar el cielo, que brilla como una perla esta tarde, respirar el calido aroma de la hierba y hacer como si Markham V. Reynolds no existiera.
Acabo de entrar. Han pasado unas horas, la puesta de sol ha bañado las nubes de dorado brillante y el mar gime debajo de los acantilados. ¿Markham Reynolds? ¿Quién es ese?
Con todo mi cariño,
Juliet.

4 comentarios:

VALENTIN dijo...

Me motiva a leerlo.
Pasando a leerte. Te dejo abrazosssssssssssssssss!!!

Manuel dijo...

La literatura británica mezcla como ninguna otra la ironía con la melancolía, la fantasía romántica con las descripciones más entrañablemente cotidianas...
Me lo apunto.
Un abrazo.

Alexiev dijo...

Muy bueno...

http://www.alexiev.com.ar

Proyectos

Alexiev Store

Leidi dijo...

Yo sé que te gustará Valentín, te lo prestaría pero ya se lo deje a otra persona.

Manuel, tu lo has dicho en las palabras justas, luego me cuentan que les pareció.

Alexiev, gracias por pasar por aquí, bienvenido cuando quieras. Ví tus páginas y me robé una luna, lo siento no lo puedo evitar!