miércoles, 26 de marzo de 2008

´´La verdad es una tierra sin caminos´´.


A la edad de 14 años a Jiddu Krishnamurti había sido elegido como el nuevo mesías por lo cual fue acogido en la Sociedad Teosófica Mundial para ser ´´educado´´ en conformidad, así que se fundó La Orden De La Estrella para estos fines. Tras la muerte de su hermano de apenas 27 años hace que se desilusione de todo lo creía hasta el momento y sumido en una gran tristeza decide disolucionar la orden y escribe...

My brother died; We were as two stars in a naked sky. He was like me, Burnt by the warm sun... He died; I wept in loneliness. Where'er I went, I heard his voice and his happy laughter. I looked for his face in every passer by and asked each if he had not met with my brother; But none could give me comfort. I worshipped, I prayed, But the gods were silent. I could weep no more; I could dream no more. I sought him in all things, in every clime. I heard the whispering of many trees Calling me to his abode. And then, in my search, I beheld Thee, O Lord of my heart; In Thee alone I saw the face of my brother. In Thee alone, O my eternal Love, Do I behold the faces Of all the living and all the dead.
The Song of Life (1931)





Con su hermano Nitya en la playa (izq.) y en 1910 (der.)



Traducción libre:

Mi hermano murió; Fuimos como dos estrellas en un cielo desnudo. Era como yo, quemado por el sol caliente...
Murió; lloré en soledad. Por donde fuí, he oído su voz y su risa felíz. Busqué su rostro en cada transeúnte y pregunté a cada uno si habían visto a mi hermano; Pero nada podría darme consuelo. Veneré, oré, pero los dioses no decían nada. Yo no podía llorar más, yo no podía soñar más. Lo busqué en todas las cosas, en cada clima. Escuché el murmullo de muchos árboles llamándome a su morada. Y luego, en mi búsqueda, te contemplé, Oh Señor de mi corazón; Contigo a solas el rostro de mi hermano. Contigo a solas, O mi amor eterno, Contemplé los rostros de todos los vivientes y de todos los muertos.
Canto a la Vida (1931)

Fragmento discurso de la disolución de la orden el 2 de agosto de 1929:


"Yo sostengo que la verdad es una tierra sin caminos, y no es posible acercarse a ella por ningún sendero, por ninguna religión, por ninguna secta. Ése es mi punto de vista y me adhiero a él absoluta e incondicionalmente. La verdad, al ser ilimitada, incondicionada, inabordable por ningún camino, no puede ser organizada.


Ni puede formarse organización alguna para conducir o forzar a la gente por algún sendero particular. Si desde el principio entienden eso, entonces verán lo imposible que es organizar una creencia. Una creencia es un asunto puramente individual, y no pueden ni deben organizarla. Si lo hacen, se torna en algo muerto, cristalizado; se convierte en un credo, una secta, una religión que ha de imponerse a los demás. [...]


Todos ustedes dependen de algún otro para su espiritualidad, para su felicidad, para su iluminación... Cuando les digo: busquen dentro de sí mismos la iluminación, la gloria, la purificación y la incorruptibilidad del propio ser, nadie de ustedes quiere hacerlo. Puede que haya unos pocos, pero son muy, muy pocos. ¿Para qué, pues, tener una organización? Ningún hombre puede, desde afuera, hacerlos libres; ni un culto organizado ni la propia inmolación por una causa puede hacerlos libres. Ustedes utilizan una máquina de escribir para su correspondencia, pero no la ponen en un altar para adorarla. Sin embargo, eso es lo que están haciendo cuando las organizaciones se convierten en la principal preocupación. [...]


Pueden formar otras organizaciones y esperar a algún otro. Esto no me concierne, como tampoco me concierne crear nuevas jaulas y nuevas decoraciones para esas jaulas. Mi único interés es hacer que los hombres sean absoluta, incondicionalmente libres".


Discurso completo y más informaciones:

No hay comentarios: